Aires de pálpitos del pienso -Latires e hibridismos-

                                      Abdoulaye Bilal Traoré



Aires de pálpitos del pienso
Latires e hibridismos (©2012)
                           
                     



           Rasgón de tela, desgarro muscular

                 Como el sentir real
                 El oír
                 de un rasgón de tela
                 esta música ha vuelto fúnebre
                 y cierto esta vez
                 el desgarro muscular del latido
                 de un corazón.
                 Sentir el dolor,
                 el momento, el instante
                 en sí mismo.
               ¿Qué hay que hacer?
                 Cuando no se puede hacer,
                 hay que hacer
                 creyendo saber cómo hacerlo
                 sin tener medio para rematar,
                 como un rasgón de tela,
                 como un desgarro muscular,
                 Un crujido, una grieta
                 en sí mismo.
               ¿Qué se hace?
                 Espacio.















               La pipa de la tranquilidad  

                  Eres pequeñísimo
                  con toda tu grandeza reconocida.
                  Estás en todo, en todas partes,
                  eres un punto, un puntillo y nada más,
                  te crees alto estando
                  en todas las bocas
                  un sinfín de alabanzas.
                  Eres vano, perecedero.
                  Lo que no  muere es el pensamiento.
                  Fúmate la buena pipa.
                  Tranquilamente.






















                                              El equívoco, sirve

                            Cuanto más pesado el alimento ingerido 
                            más largo el tiempo de digestión,
                            más pesada la espera, el malestar.
                            Es un punto de reflexión
                            revelador para mejor disfrute futuro
                            de la siguiente hambre y su gestión.

























                                       El paso del tiempo

                             Enloquecido
                             el sol detrás de las nubes 
                             buscando cómo dejarse ver. 
                             De repente un rayo de luz
                             despeluza 
                             el cráneo de la condensación de vapor 
                             como una penetración efímera
                             y limpia. 
                             Así, el juego todo el día 
                             de luzco fusco.






















                                        Parámetros

                        Sube y baja,
                        quien no lo tiene así
                        es del otro mundo.
                        Un conjunto de neuronas,
                        círculo centro, estratega transmisora,
                        consciente -inconsciente sub-concienciado.
                        De allí, el contrario de la mentira,
                        la razón.





















                                           Volver a agarrar

                             Iba dando,
                             dando y dando
                             todo el día, todos los días.
                             De repente se para,
                             no hay correspondencia.
                             Luego día a día, llegan sus cheques:
                             cariños, mimos, achuchones.
                             Siente,
                             no se le acaba la hinchazón de corazón en la caja.
                             Se remanga, se reajusta, gorgoritea un poco
                             y lanza un grito:
                           ¡Soy amo amado!




















                             Un decir para Dudu[1]
                          
(Un canto para Aveiro)

                       Dudu, dulce y redondo,
                       claudia jugosa verde fruta,
                       apaciguador Dudu bocallave,
                       negrilla Dudu, negus contemporáneo.
                       Órbitas dulces rebosantes
                       donde tus pastores beben agua de la vida.






















                                          Natura al revés

                                 Late el corazón:
                                 Ojos en sus órbitas,
                                 iris por donde penetra la luz,
                                 pupila lucientemente visor.
                                 Al ver, le sigue los automatismos:
                                 Levanta un brazo, empuja un objeto.
                                 Agarro.
                                 Grapas son los dedos, órdenes de la mente:
                                 Come,
                                 deja convertir en energía, en la vena pasa la sangre.
                                 Respira hondo, está oxigenado,
                                 una pupila
                                 y luego
                                dicen que ser polígrafo está pasado de moda.

















                                   Mirada

                                   Querido,
                                   cuando me ves mirar un djembe[2]
                                   veo qué madera se esculpió,
                                   qué piel se estiró,
                                   qué cuerda se tensó,
                                   la mano que las acaricia
                                   esculcando.
















     
                  Memoria
       
 A la velocidad de la luz
          se enteran los sentidos
          a algo más que rapidez
          amontonando el fardo de la conciencia.
         ¿Sabes cuánto -la cantidad acumulada,
           la que desbordó tu pasado-
           hincha tu presente y asoma a tu futuro?

           A la velocidad de la luz,
           algo más furtivo que un cohete pasando
          -que ha llegado, ha estallado,
            ha hecho vida- quedó la obra.
            Lo que fue ya es memoria.
            No hagas la foto,
            no inmortalizas todo el momento.
            Deja algo para el recuerdo.
            Todo no será escrito,
            algo más
            de toda una vida
            quedará suspendida en el aire.
            Bate récord, vuelve a batirlo, suerte, empeño...
            Hasta que lo suyo se quede diminuto en el tiempo.

            A la velocidad de la luz,
            más que antes, peor o mejor,
            allí, el dilema, la capacidad limitada:
            inconsciente cuerpo cerebro pidiendo más,
            incontrolado ego desbordante, hambriento.
            Sé de ti porque todo está más cerca,
            de todos los que somos llegan olores de cada uno
            que no me duran ni un  parpadeo.
            Pasó, pasan, en algún lugar se quedan.
            A La velocidad de La luz, ¿te acuerdas?
            No, no me acuerdo.
            Sí que te acuerdas de aquel marzo mayo revuelto:
            Una bola gigante girando girasoles...
            Ah sí, cierto, fue un movimiento,
            un impacto en la memoria, hoy
            un canto a los recuerdos. (In Memoriam)



                              Sentir cuando lo digas

                  “Hermana” dice,
                    siente al que lo diga,
                    el torbellino hasta tiene cuna:
                    un punto preciso, el latir,
                    ésa  pera pachucha perecedera.
                    Que te diga “hermana”,
                     te estoy llamando,
                     cuando lo diga, que sea sentido.
                   “Hermano” dice,
                     siente el que lo diga.
                     No es cierta en la selva la regla de la jungla,
                   ¿Lo ves? No lo entiendes, lo interpretas:
                     Descuartizador.
                     Huyen los ojos en un cuerpo fijo,
                     tiernos latidos, válvula pulsante.
                     El que lo demuestre,
                     sentido tenga.
                     Estratega locura sembrará
                     lino fino, o jamás o siempre.














                                 Regateo

                      Latir, sube y baja
                      No importa cómo
                      el aproximado
                      en el plano va y viene
                      tamizando, choca la mano
                      y “trato hecho”
                    ¿
Cuánto cuesta la sugestión
                      a vida o muerte a sí mismo?
                      Menos que una ida y vuelta.
                     -Son todo y nada llanuras de altibajos,
                      Planetas en fila india, Venus céntrico-
                      Más que sumergida de vuela y no vuelve  
                     ¿Cómo resucitará en cien años de vida,
                       tardando ocho en volver
                       entre "Regatéame bien"?
                       Es un juego de listos:
                       delante del sol,
                       entre la Tierra y el Sol,
                       delante de la Tierra ,
                       entre el Sol y la Tierra
                       pasó la belleza prohibida,
                       miradores.














                              El estirón

                  Nacer entre escombros,
                  tierra-abono-agua,
                  incubación, explosión en el aire, su espacio.
                  Sobre la espalda, como prólogo del esfuerzo,
                  el pesado fardo de arrastre, la cápsula.
                  Ni montañas ni planicies ni cuevas:
                  andar y seguir andando
                ¿A dónde? No se tiene claro
                   pero andar, caer, levantarse,
                   proseguir en el camino
                   cueste lo que cueste a las habilidades.
                   Estirando.
                   Vuelta bajo tierra.


















                                Momento
                         (A Alberto Villén Pinilla)
 
                 Crisálida, caminos que se renuevan
                 constantemente al paso de los pies descalzos.
                 Inmensidad desmenuzada va
                 al ritmo de la pupa procesando.
                 Empieza por desear las  "gracias" que nunca llegarán:
                ¡Tan inmensos mares que son los caminos!
                  Caminos de labradores
                  que siembran voluntad,
                  una flor tan pequeñaja,
                  tan pequeñita,
                  que se abrió y su gasto es el aire.
                ¿Qué es ofrecer su corazón a lo que se ve, a lo que no?
                  Todo se ve, siente,
                   todos se llevan en los latidos que nunca paran.
                   Perecedera, irá a tierra otra vez  O mar,
                   cuestión de tiempos.
                   Alambreado disimétrico-asimétrico-simétrico,
                   según
                   el momento.












                           



                               Senderos

                  Me equivoco, tengo razón.
                  Te equivocas, tienes razón.
                  Se equivoca, tiene razón.
                  Nos equivocamos, tenemos razón.
                  Ustedes se equivocan, tenéis razón.
                  Ellos se equivocan, tienen razón.
                  Entre la razón y el equívoco
                  la evolución.
                  Verdad, no es opuesta de mentira.
                  La razón, un sendero.




















                                          Ojo

                     Sí, se puede.
                     No cuesta nada preguntar
                     la inquietud presente.
                     No cuesta nada
                     observar, analizar, tomar postura, equivocarse, acertar.
                     No cuesta nada hablar, trasplantarse en el corazón del otro,
                     medio vivir su mente.
                     Que nada ni nadie es perfecto, todo se mueve.
                     Muere el Ser, eterno el pensamiento.
                     Mientras está el presente, no cuesta nada comunicarse.
                     No cuesta nada sentir quieras o no.
                     Es innato.




















                                  Sentido visto oído

                    Sol malabarista, transcurre.
                    Movimiento, ritmo batido,
                    viento, fuego, colores naranjas
                    es el cielo, se despide de la Villa,
                    naranjas, el hierro a martillazos sobre yunque,
                    pellejo en alta metamorfosis bajo fuego.
                    Es pausa, llama, ¡será magia!
                    Es vida, qué andadura, tiempo que-da.
                    Canta pájaro, salta.
                    Despertar a orilla de tu bosque:
                    Aguas, fragas, humana-natura,
                    Natura-humana, roces, rocas y algodonales.
                    Y Aurora,
                    y Aurora dejó ver el sol.



















                             Capa caída
                     (Un cuadro, una interpretación para Ol Ga)

             Capa tras capa
             cándidamente  hinchan el cuerpo.
             Sucesivo agrandamiento, maquillada falacia longeva,
             helado: mueren lamidas capas de sabores,
             Pitufo con hueco latiente de dolores no resueltos
             un globo, una máquina del tiempo, un engaño en edad madura.
             Dos luces, una nocturna otra diurna,
             pueblo, un sueño insostenible:
             Clavijas clavadas en el latir,
             capas y capas de puntas en acero puntilloso,
             carne perforada, estallada mentirijilla amontonada.
             Rarezas contemporáneas sufridas:
             muñeco volcánico en explosión
             como el perro de compañía, un animal herido.
             Capas de locura, escapatoria inquietud de desmorono centrípeto,
             niebla densa acojonante.
             Es el ojo quien ve la luz,
             es el oído quien oye.
             Late el corazón, habla, habla, habla
             consciente capa caída, razón azulando.













                                          En clave de son

                         Tac-tac-tac tactac
                         Llegan a los oídos hechos cotidianos,
                         la mente convulsa del poeta moldea lo aprovechable,
                         manoteando, al final, acercando a una sirenita de canción.
                         Sólo ésa, una serenita.
                         Tac-tac-tac, tactac
                         En clave de son se fue el negado profeta a la consulta de dioses.
                         Visto como loco desde la otra orilla del río visionario
                         no le llama princesa a su amada.
                         Diagnóstico desfavorable para el barrenado elevado
                         de pinta rara que perdió amores de princesas en clave de son.
                         Tac-tac-tac, tactac
                         Susurra “te quiero” el cantautor a todo oído:
                         al de su madre, de su padre, su pariente, su amigo, su público,
                         a su amor perdido que no volverá,
                         ya no quiere por amor:
                         Quiere a la princesa que no deja de ser entre “fibrosis-sobredosis”,
                        “princesa-reina llegada tarde".
                          Princesa siempre será en la mente del renegado bien conocido
                          trovador de agujeros negros del universo en catarsis.
                          Tac tac tac, tactac
                          Batuque, no pares.












                                       El sabinar

                     Busca vida en connivencia con el cielo.
                     Lavado cerebral,
                     mente asustada:
                     entre estoy consciente
                     y lo estoy haciendo
                     hay huecos como vasos comunicantes para rellenar.
                     Lavado cerebral,
                     dicho en plata:
                     un humano hecho robot
                     puede resucitar
                     entre el cuándo,
                  - no se puede morir ni aún queriendo-
                     y el cuándo
                   -no se puede vivir aún deseando-
                    Un cerebro lavado
                    puede recibir golpe de luz,
                    chorro de agua caliente a presión:
                    La visión de su propia burbuja.















                                                         Agua para Dia[3]
                              (Suicidio colectivo, subida por mar hacia el norte)

                             Un día, una noche:
                             Un día dice claros.
                             Una noche vocifera oscuras.
                             Un mercado al aire libre es la calle de Dakar:
                             Una muchedumbre de negros,
                             todos negros
                             como hormigas negras de puro nervio
                             en plena faena pausada.
                             Un laberinto africano.
                             La obra del hormiguero partido en dos,
                             da dos barquitos.
                             De un continente a otro, navegando con fortuna
                             desde la orilla del mar, se recibió a Dia[4]
                             con agua, es vida:
                             apaciguar la sed del viajero,
                             regla uno del hospitalario.
                             Sentidos recuperados,
                             iluminado puerto-playa repleto de sólo blancos
                           ¡Blancos!
                            Tubab[5] en todas partes todos los días.
                            Tres mil cincuenta y dos kilómetros…
                            Un jueves de noche, otro de tarde,
                            de repente todo diferente,
                            todo igual de gentes.
                            Me dije: “Lema: Escuchar, entender, comprender y actuar”.
                            Gran Reto de Calle.







                                       La espera

                         Cae el anzuelo
                         cubierto del colchón tentador
                         bajo las aguas, entre barcos,
                         una tardecita luciente.
                         Bandadas de peces
                         aleteando ritmos sostenidos,
                         cambios bruscos,
                         llamas de bajura, revuelo…
                         O
                         altura de cebo trampa:
                         tripa de mejillón, gusano ¡qué manjar!
                         Poseído pescador,
                         sutil tacto, reacción contundente.
                         Desesperación pausada
                         a la espera de pez-presa.


















                                                 ¿DÓNDE?

                              En el mundo mundial
                              la galaxia rodante.
                              En ti, en mí,
                              en la atmosfera,
                              en sueños que sueños son,
                              pasado, presente, futuro,
                              presente presente:
                              Ver germinar la planta,
                              verdosa natura tranquilizadora.
                              POR QUÉ al pollo de granja
                              ya le habilitaron rollo eléctrico
                              en el suelo de su habitáculo
                              y baila twist
                            -un ejercicio obligatorio,
                              deporte para fibras-
                              así, la carne prieta, como de campo,
                              es humo suspendido, carne de cañón.
                            ¿PARA QUÉ plantar un árbol que no lo ha sido todavía?
                              Para que ningún ombligo se muerda la cola.













                                          Amor
                                 ( A Lana Da Rocha)
                   
                      No sé lo que tiene querer.
                      Está cuando está:
                      Una vela sin fin,
                      un clavo en el disco cerebral,
                      cercano o distante
                      algún clic siempre hace.
                      No sé lo que tiene querer.
                      Ayer me encontré con mami en Ponte,
                      abrazos y sonrisas,
                      parloteo e intercambio de ocurridos
                      y en el medio, la hermosa Lana de Islandia.
                      Lana ¡qué batalla, qué dulzura, qué viva!
                      No sé lo que tiene querer.
                      Supongo que es eterno el amor brindado.
                      Sufrido o alegre, va en par.

















                                           Llama  (La queimada)

                         La fragancia  potente,
                         tan potente
                         que dio un apellido:
                         Llama es acróbata,
                         liquida, sólida,
                         aire, nada papable.
                         A la llama le late algo invisible,
                         sentir oler perfume sin olor ni color
                         Son llamas unas brisas sobando
                         el aire lunático por la nariz:
                         el sol  Sobandero[6], alabancero tan querido, 
                         proyectando la llama todopoderosa
                         un día claro del instante vivaz
                         para hincharse de ver
                         y gestionar emociones-
                         el indomable arrecife, nada visible.
                         Llama como hipnotizadora luz del fuego,
                         estallido, volcán marino,
                         no lo entiendes y ocurre.
                         Deja hueco, nace montaña menguante en cada sorbo diferente,
                         de naciente hasta llena, siempre impacta:
                        ¡Uuuh! sensación de ojos cerrados
                          acoge abrazo en llama.










                                               Uno es el todo
                        Es Natural.
                        Es Sencillo.
                        Es Verdad.
                        Por sentir, no me pido disculpas.
                        Me gustan las mariposas cuando invaden el aire
                         y se convierten en mi panza revuelta.
                         Efímera no es la vida,
                         la de uno, sí.
                         El amor la renueva constantemente
                         y efímero será en casos.
                         Él muda de piel mientras la vida va,
                         la pasión, la pasión, la pasión
                         de verdad, cuando se Siente
                         soy  una Cabra
                       ¿Porqué no me entras si te estoy entrando?
                         Saliendo yo, tú entrada cantaría remota,
                         resonando a bombo en mi cavidad.
                         Alerta, viene el bombero donde no hay fuego
                         sólo agua que me hirió.
                         La fuerza dio la espalda
                         y se cayó el fusil de santa pelea
                         Así quedó el “culpable” feliz,
                         de buen rollo.
                         Así llegó mi corazón en tu plato del día
                         Así, así con una desnudez tan destacada 
                         cuando justamente somos uno:
                         El pueblo.










                                           Disloque

                         Hijo extraviado soy.
                         En mi sueño utópico
                         está acabar con las pensiones desde hace veinte años,
                         El global de la tierra sin pago mensual a mayores
                         En mi sueño utópico, sueños que son:
                         Mi abuela viviría sin preocupación dineraria.























                                          Un despertar de la ciudad de Lorca.

                             El despertar es un momento,
                             estar despierto, un deseo,
                             Despertar después de la muerte, resucitar.
                             Tambalear, un balanceo, el vaivén.
                             Tambaleándose  tierra o mar
                             nacen brechas, destrozos del temblor,
                             ya está claro: puede ser un terremoto. 
                             La vida o la muerte
                             al filo de la gigantesca enrabietada natura,
                             depende de la intensidad de choque,
                             depende de la ligera flexibilidad eficiente del hogar en el columpio,
                             depende de una sepultura imprevisiblemente instantánea.
                             El despertar es un parpadeo de ojos
                             para ver el cambio que pegó,
                             hasta dónde llegó,
                             quién quedó en la horca.
                             Despertar es el sonar extraño de seguir respirando
                             cuando renace la consanguinidad de la solidaridad
                             por el corazón sacudido.














                                                   Plomo

                            Es de plomo por plomo,
                            diente por diente, orgullo por orgullo.
                            Plomo asfixiante liquidador en un plisplás
                            a la Invisible velocidad de luz,
                            indomable pólvora de enfriamiento lento.
                            Atómico micro-virus de dios del fuego
                            braseándose en él:
                            Es plomo.
                            Plomo de bala redonda,
                            diminuto gran impacto,
                            letal placa radiante,
                            emisora de onda fulminante erradicando hasta extinción
                            como plomo desplomado a cal y canto.
                            Ergonomía espiritual socio económica,
                            ergástula de matador con espada muriendo de su clavo,
                            filfa mano desintegradora de átomo,
                            enrabietada puerta sin retorno,
                            curda sentenciadora, bestia bubática,
                            científica exterminación de me jodo y no queda nadie.
                            Como plomo revienta a pedazos,
                            fragmentado por dañina inteligencia inventora
                            de orgullo por orgullo, diente por diente,
                            sumarísimo plomo por plomo.












                                    Suspiros

                      Hay quien no duerme
                      ni de noche ni de día,
                      hay quien duerme mucho
                      con pastillas bajo la manta,
                      hay quien nunca escucha el ron ron de su nariz,
                      hay quien sí :
                      Inspirar para expirar,
                      expirar para inspirar,
                      entre ida y vuelta suena el ritmo del suspiro,
                      la íntima cadencia respiratoria,
                      la música viva que uno lleva consigo.
                    ¿Tienes insomnio? ¿Quieres dormir?
                      Escucha el viento que renuevas cada instante
                      bajo la manta del anochecer de la cama,
                      quédate con el aire que canta la nana de tus pulmones,
                      llega el sueño que muerte no es
                      sino oxígeno que va y viene:
                      de ritmos se amamanta.















                                      Tres orígenes de la geopolítica cerebral

                        Mi país “desarrollado” se hace vendedor de servicio.
                        Mi país “emergente” quiere producir autosuficiencia.
                        Mi último “pobre” país de origen,
                        donde mis huesos sedimentaron,
                        acaba de despertar de la larga hambruna.
                        Mi avanzado país de acogida
                        está en el ojo del huracán económico,
                        muda de sistema para más de lo mismo
                        siendo las mismas caras y las mismas cruces.
                        Mi eufórico país de contundente crecimiento,
                        deseoso del cambio de estatus
                        produce y produce,
                        vende materia prima,
                        moderniza estructuras,
                        compra servicios.
                        Mi pobre saqueado país
                        de sanguinaria historia dictatorial,
                        vive aún en el año 600 después de su nueva era[7]
                        hasta que se inmoló Bouazizi[8]
                        sin opción de salida, pegado a la pared.
                        El pobre quiere emerger,
                        el emergente corre a por el desarrollo
                        y el desarrollado se hunde en el diván de la especulación.
                        En mis tres orígenes de pausada conquista
                        pindonga de la vida me han hecho.
                        Ahora sé superar el cáncer
                        redescubriendo plasticidades del cerebro
                       ¡Bendito descubridor de la emoción que me acompaña!
                        Dijo Pedro el cantautor:
                      “Consumir, consumir desesperadamente,
                        consumir, consumir apasionadamente,
                        consumir, consumir innecesariamente…”[9]
                       
                         De repente llega el desarrollo para todos:
                         El sueño de ser horizontal,
                         la verticalidad de la clasificación serial,
                         todo de mi, produce,
                         todo consume.
                         Soy consumidor de obligada condición.
                         En mi sueño imposible aparecen mis tres mosqueteros
                         en el diván del vendedor de servicio eterno:
                         A ver quién consume por y para el estado de llegar al jaque


























                                           Limite mejorable

                         Melancolía alegre,
                         pequeño gesto de cosas,
                         ríete, ríete.
                         Espacio de improvisación,
                         color apagado,
                         humildes colores de la obra,
                         concentración de inquietud física.
                         Indignados, a la espera
                         joven sangre amargada,
                         con la lengua fuera,
                         aprietan en el pecho
                         la fibra vibrante de música.
                         Quedó en el pasado
                         y mira el presente sudando o con frio congelador:
                         Pam param,
                         para pam pam.
                         Expresiva búsqueda,
                         desnuda honestidad,
                         alma reanudando vuelo crudo.














                                  Ve el ciego

                     Ver el interior,
                     apropiarse del más mínimo detalle
                     obsequiado por la luz del día.
                     LA tierra regala germinación,
                     LA música bendito pan,
                     lo reclama LA alegría de un corazón.
                     Gusanillos en el cuerpo oye su poeta interior,
                     DO-y de corazón mi lanzamiento informativo:
                     ganas, empuje de placenta y nace el cachorro,
                     tiene un  tambaleo de búsqueda calorífica
                     al oler la leche posicionada en el cuerpo productor.
                     Dar para recibir, la curiosidad es la culpable.
                     Enjaulado cerebro por la corteza que ve,
                     a ciegas imagina el veredicto yendo a ciegas de oscuro
                     Apagón deseado de la nota LA
                     del ventoso globo chirriando como un grillo.
















                                        Híbrido

                        Entre
                        estar bajo un sol ardiente de las doce del mediodía
                        en una África cualquiera del oeste yendo hacía el ecuador
                        y
                        dormir en una estructura de madera
                        bajo la helada que sólo sabe derramar el polo norte,
                        encontré
                        en la justa mitad de las casualidades del imaginarium
                        una copia de llave comodín
                        con el nombre de Sensibles
                        grabado.
                        Como quien, propulsado hacia la cerbatana de una picadura anunciada,
                        se refleja híbrido
                        entre su piel y un anofeles
                        perforando para chupar sangre de su víctima,
                        nace la ira despertada por la intencionada picadura,
                        sacudido de dolor letalmente penetrante
                        hacia el fuera de sí de la adaptación obligada,
                        según los polos, centros y corazones.
                        Híbrida va el alma. 














                                       Buen descanso Pacheco[10]
                                              (Descansa en paz)

                     Un arco,
                     una flecha,
                     una botella de vino barato
                     rasca la garganta, se cuece la panza.
                     Hace frío, hace calor, está entremedio,
                     voy y vengo, me siento bien jodido, sin entender.
                     Andar es el destino, el arco y la flecha protectores,
                     arma para paz no matará, asusta, no hay de qué.
                     No perforará el aire ni la carne viva
                     un cartón de vino don Simón, de heroína.
                     Heroína es mi sangre, mi abrigo de héroe
                     de poliéster gordo para ir a Cambados,
                     de sol ardiente a treinta subiendo
                     o dos grados de frío bajando.
                     Voy y vengo en paz con los mismos pasos,
                     soy la generación perdida, el ayer no existe,
                     ya paso, como mantis religiosa
                     en el hoy, sólo, con andar cabizbajo.
                     Chispa de fuego enciende la hoja envuelta
                     y cocina el pulmón de aire torácico envenenado.
                     Paso a paso limita el tiempo de vida a oscuras: 
                     veinte pasos de bebé por treinta de descolgado, 
                     voy y vengo, vino, arco y flecha me acompañan.
                     Ojos de Pacheco que sólo miran el suelo borroso. 










                                            Revés de un pasado secuestrado

                         Ladrillos al nacer
                         se vieron un futuro sufrido,
                         tan sufrido que la extinción se anticipó.
                         Algún ladrillo de oriente sigue de pie como faraón,
                         algún que otro puente románico sigue facilitando acceso
                         y la raíz de cualquier época lejana, es patrimonio mimado
                       ¡Oh, paradoja! 
                         Ladrillos en estado bárbaro de antaño
                         subieron el tren de la taylorización
                         y la generación del pasado más reciente de ladrillos
                         está virtual a golpe de -nano-microchips- continentes.
                         Conservación discriminatoria,
                         no hay relevo al auténtico final de serie.
                         El tiempo tiene razón sobre producción de recambio para antigüedades.
                         Al final, el montículo está atacado por la erosión.
                         Al final el filón de hierro, se oxida.
                         Restauración repetida, originalidad diluida por alma nostálgica
                         mientras ronda con prisa permanente el sin sentido,
                         corre sólo, dentro del círculo de la mentira ciega.
                         En  medio
                         la sencilla obviedad emocional
                         nacida como cabeza de turco sin y con razón
                         bajo el paliativo de efecto placebo.












                                            Insignia de país

                       La bandera es lo que es,
                       una bandera de color o colores.
                       La bandera es lo que es:
                       un punto de encuentro del significado reconocido,
                       orgullo despertado del afiliado de la entidad.
                       La bandera es lo que es:
                       sin razón con razón de multitudes diferentes
                       a la defensa de la patria ofendida no importa cómo.
                       La bandera es lo que es:
                       un amor cruel echando ojo al trasero de la barrera,
                       un amor tierno de acercar distancia posible entre seres,
                       vecinos adosados para natura anti- endogámica.
                       La bandera es bandera de un yo colectivo,
                       colores de oscuros semi-apagados luciendo,
                       color de agua plana, fuego chispeante
                       que, chasqueando color, da a luz al ritmo de los ritmos.
















                                     Cuán colores más parirá
                          Piedra negra,
                          esputo de la rocosa disimetríca
                          antes lava volcánica ferina,
                          ahora, hecha jirones,
                          pequeños trozos multiformes. 

                          Hilo de vidas dispares liadas en un globo,
                           pulsera en la mano infantil,
                           el acabado que luce cara al sol
                          deja al cristal el fuego, lo que fue movimiento.
                           Piedra de volcán.

                          Girando las formas, según la perspectiva, 
                          aparecen en el pozo de la oscuridad
                          cantidad  de lucidos que se sacan
                          y ahí emerge entonces
                          la geometría visiblemente oculta
                          de la blancura de instantáneos colores
                          entre pulseras arrimadas.
                          Vestido todo de azul eléctrico:
                           cada pieza, una llama.

                           No te dice nada la paz:
                           Ahora hay dos pulseras más,
                           interpuesta la amarilla limón de una sóla pieza contra la piedra
                           y, al mismo tiempo, entrelazada a otra verde fresca.
                           El río longitudinal circulatorio
                           entre Norte oscurecido y Sur chispeante,
                           negro resalta del verde rojo azul.

                           Brasil la madera compacta
                           Brasil pulida, amarillenta y azulada
                           Brasil rojizo de todas las  sangre.     






                                       Con la luz de cartílago líquido

                           Des-plegable párpado,
                           puro nervio vivo
                           desplegado bajo sombra de mediodía estival,
                           aprovecha el filtraje en las debilidades
                           de la frondosa para-sol ceiba.
                           Rayo de luz astral cubre el rostro del cuerpo en descanso
                           y a la ventana se le baja la persiana,
                           otra vida.
                           En la subterránea y alta de la órbita cubierta
                           cara al sol-cara a la sombra,
                           entre medio otra visión diferente:
                           un mar de translucidos brillos,
                           y milimétricamente
                           pasa algún conductor hasta al nudo transmisor:
                           El mar rojizo, bajo la piel de la sombra
                           de ojo
                           Avizor al cierre de primero
                           y luego, si te gusta,
                           hay lluvia lagrimal de entrante.














                                                  Tic

                            Entre lugares distintos, paisajes dispares.
                           La realización                                                                                                                                                                                                                                                                           
                           -evolución hacia más sabor-buena pinta-
                            es desgarradora.
                            Mal hecho,
                            hincha la piel al límite  del límite,
                            se expresa llegando a cielo despejado,
                            se encoge, en una batalla cruda consigo,
                            para volver a la esencia.





















                                           Panza de poseída en el ndeup[11]

                           Tú, déjame en paz,
                           es la vida, nos adaptamos,
                           Satán es guía y presidente,
                           no me mires,
                           me haces mal.
                           Déjame. 
                           Sabes que tengo más fuerza que tú,
                           dime la realidad
                         ¿Por qué eres siempre culpable?
                           Lanzar oro en el mar
                           Oro que hizo noche en agua bendita.
                         ¿Cuál es tu edad?
                           Quince años
                           Pero, ¿no me habías dicho ayer que eran tres cientos?
                         ¿Qué quieres ser en el futuro?
                           Azafata de vuelo.
























                             Aurora del instante
                            (Un joven soldado entre dos fuegos)

                    Lo mismo me da estar de noche que de día:
                    de noche rezo para que llegue el día,
                    de día me como las uñas porque tarda tanto en venir la noche.
                    Al fin y al cabo, no existe ni el día ni la noche,
                    tenebrosa está la vista engañada:
                    No soy ni seré, ni de día ni de noche;
                    no me pertenezco ni me guío ni me guían;
                    pólvora solidificada, agua contaminada,
                    burro maleable sin alma,
                  ¿Quién soy sino un don nadie partícipe dotado
                    de sentimiento que no cuenta ni contará?
                    La noche me da miedo, el día escalofríos,
                    la guerra acaba de pudrirme los huesos.
                    La puesta del sol me ciega,
                    no veo, sólo voy y vengo.

                    Mas allá no existe,
                    soy autómata,
                    soy un producto
                    que nada merece,
                    un loco loquísimo que canta, pero no siente,
                    vive pero no es consciente.
                    Quisiera ser magma,
                    soy una brecha, un punto negro,
                    una altura sin oxígeno,
                    una marioneta sin rumbo.
                    No soy ni la noche ni el día,
                    soy un nudo de acidez,
                    una masa de carne tiroteada,
                    un peligro gratuitamente necesario
                  ¿Quién soy sino la nada,
                    el todo revuelto incapaz en la purga?
                    Cantan las balas, gritan los cañones,
                    la muerte es una suerte,
                    en el medio, anclado, está mi cuerpo
                    y ¡qué más da si me alcanza el tiro!
                    No tengo la suerte de no poder existir,
                    no hay porqué
                    No soy, sólo estoy para no estar
                    pero estar de sufrido
                    Soy el harmatán,
                    el suelo agrietado, la fuerza renunciando.








































                                 
                        Se muere Menelik[12], otra vez
                       
                        Hace tiempo,
                        muchísimo tiempo,
                        era peque y la tele
                        no estaba aún en la banda 24 por 24.
                        Era peque cuando el trauma me invadió,
                        era peque cuando mi mundo me cobijó en el dolor,
                        era muy peque cuando la imagen me dio miedo:
                        La muerte a fuego lentísimo del peque por hambre.
                        No me gusta el esqueleto.
                        Hasta el día de hoy, para mí,
                        es reflejo sinónimo de muerto-viviente.
                        No me gustan las películas de zombis,
                        me recuerdan el atroz sufrimiento
                        en algún cuerno de mi mamá.
                        Hoy estoy más que melancólico,
                        como corno inglés, igual que hace tiempo,
                        muchísimo tiempo, cuando fui triste
                        y traumatizado de por vida
                        por la imagen de seres
                        en el campo de concentración del capital decadente:
                        Esqueletos de ojos destacados,
                        descortezados como cacahuetes.
                        Volé sobre la corriente del más allá de mí
                        y me asenté en el corazón de las neuronas del enfermo.
                        Sentí que no me gustaba nada, nada igual
                        y deseé que no me pasara a mí
                        ni a nadie.
                        No es soportable el horror prolongado de morir por hambre.
                       ¡Ay pobre, por qué ha sido y vuelve!
                        Antes me decían que era la culpable sequía:
                        así que es castigo del cielo
                        y, para que no sea tu caso,
                        no peques.
                       ¡Ay pobre! Me lo creí como cosa más rara.
                        Hace tiempo, muchísimo tiempo,
                        cuando la caja mágica emitía cinco horas malamente,
                        vi la imagen de aquella gran hambruna en mi mente alojada,
                        la visión del soñador de un pollo asado de campo
                        y caí llorando
                        lágrimas que aún no se han secado.













































                                            
                                                 El abrigo de la vieja gallina
                         
                           La vejez es un cuerpo de bebé
                           cubierto del abrigo de la vieja gallina que mejor caldo hace.
                           Cuando un viejo le dice al mucho más joven:
                          Ven, que te quiero aconsejar sobre algo,
                           es porque nació antes
                           para vivir lo que es tejer su propia ropa con sus manos.
                           La larga vida cuenta lo que pasó que se va evaporando.
                           La sangre joven burbujea de actualidad desbordante.
                           La abuela sigue queriendo llevar a la nieta de la mano.

                         ¡Será que la sabiduría ronda alrededor de la madera
                           y echa fuego que calienta el cuerpo y la comida!                                    
                         ¿Será que ronda el mucho saber para una quietud,
                           frente a la burbuja que hizo burbujas
                           que hincharon e hincharon tanto
                           que se desinflaron?

                          Albatros con las alas majestuosas,
                          águila pescadora:
                          quisiera saber el secreto de los cielos para aterrizar
                          sólo cuando la adrenalina del nido de amor
                          se permite caprichos,
                          sólo cuando la supervivencia está entredicha,
                          sólo cuando mi cuerpo, hecho fuego,
                          manda a ciegas al punto de partida      
                          al cortejo en el punto de corte-adorno
                          del tango de la búsqueda de Amor.


                         Quisiera volar pero no soy ave,
                         me consuela saber que algún dictador cayó ayer,
                         que mañana tocará a otro y otro
                         con el espejo de seguidores apaciguados.

                         Nueva burbuja de la sangre joven
                         para regalar algún termómetro del remordimiento curable
                        a todos los poderosos dioses
                        que se creyeron eso del latigazo para cualquier sobresalto.
                        Consolado mi corazón
                        al saber que la sabiduría callada reflorece,
                        que vuelve el exiliado,
                        de las grutas salen los perseguidos del sistema
                        y el obligado al teatro de piel blanca máscara negra,
                        deja caer la autodefensa del  ¡me salvo!
                        cuando la salvación es colectiva,
                        de sencillez sin ahogo.

                       ¡Ay pueblo de mi alma
                        tú si que eres río que vuelve,
                        alma que hierve
                        paz razonada que se huele!

                                 
                            































                                                   Metamorfosis

                            Mi caparazón, antes hormigón negro,
                            ahora se ablanda
                            como mousse de yogur besada por el moho.
                            En la labor diaria sin descanso, va menos neurótico,
                            más lento que antes por falta de ahorro suficiente:
                            es que no hay para comer.
                          ¿Ves este torreón hormiguero?
                          ¿Ves estas filas de aquí hasta el comienzo del arco toral?
                            Es mi pueblo que antes iba veloz
                            pero
                            hoy no tiene para tres comidas.
                            Hormiga que se come,
                            festín que se convierte en suerte,
                            regla en la jungla del más fuerte.
                          ¿Qué ha podido pasar para que caiga esta sequía?
                           ¡Será que algunos comen para vivir
                            y otros, para acumular grasa de guaperas!

























                


Índice




2.-Rasgón de tela, desgarro muscular                                   
3.-La pipa de la tranquilidad  
4.-El equívoco, sirve
5.-El paso del tiempo
6.- Parámetros
7.-Volver a agarrar
8.- Un decir para Dudu
9.-Natura al revés
10.-Mirada
11.-Memoria
12.- Sentir cuando lo digas
13.-Regateo
14.-El estirón
15.-Momento
16.-Senderos
17.-Ojo
18.-Sentido visto oído
19.-Capa caída
20.-En clave de son
21.-El sabinar
22.-Agua para Dia
23.-¿DÓNDE?
25.- Amor dado

















26.-Llama  (La queimada)
27.-Uno es el todo
28.-Disloque
29.-Un despertar de la ciudad de Lorca.
30.-Plomo
31.-Suspiros
32.-Tres orígenes de la geopolítica cerebral
34.-Limite mejorable
36.-Ve el ciego
37.-Híbrido
37.-Buen descanso Pacheco
38.-Revés de un pasado secuestrado
39.-Insignia de país
40.-Cuán colores más parirá
41.-Con la luz de cartílago líquido
42.-Tic
43.-Panza de poseída en el ndeup
44.-Aurora del instante
46.-Una vez más,Menelik[13] se muere
48.-El abrigo de la vieja gallina
50.-Metamorfosis




[1] Un niño subsahariano, hijo adoptivo en la cuidad de Aveiro(Portugal) (Nota del autor)
[2] Instrumento de percusión africana (Nota del autor)
[3] Es la historia real de M. Dia que vive actualmente en España, una historia que refleja la situación de un colectivo de candidatos a la travesía (Nota del autor)
[4] Dia es un apellido común en Senegal (Nota del autor)
[5] Tubab en lengua wolof (Senegal) quiere decir “el blanco”, en referencia a toda las pieles blancas (Nota del autor)
[6] En Colombia y Venezuela llámanse así  a los curanderos que arreglan huesos dislocados mediante masajes terapeúticos (Nota del autor)
[7] Se refiere a la era islámica (Nota del autor)
[8]  Mohamet  Bouazizi , joven vendedor ambulante tunecino que se inmoló y reavivó a mismo tiempo la revolución tunecina.
[9] Se refiere a Pedro Guerra, letra de la canción  Si tú quisieras en el disco Bolsillos, 2004.
Pacheco: la “generación perdida” Ría de Arousa.Galicia
[11] Ndeup: Exorcismo en lengua wolof.
[12] Se refiere a Menelik I (c. s. X a. C.)  hijo de Salomón y Makeda, reina de Saba, fundador del actual reino de Etiopía y Menelik II que reinó en ese país entre 1855-1913 (Nota del autor)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mendigo

PUNTO DE VISTA: Carta de un senegalés para España

Marcelino, de la boca de Josefina