Mendigo

El cacho de carne  mandó pedir
a pedir,
se concienció la silueta.
Mi tierra
mi país
mandó a más conseguir
mis ojos consintieron
la mente formalizó el cuerpo nervioso para andar
pero, mendigo me ha hecho mi nuevo lugar
mendigar me ve la calle del pueblo
por un techo pido calor que falta
cuando el duro invierno azota
con café caliente y galleta
aleluya la caridad sin piedad
necesitado jamás convertido en pescador y,
grande es dios cuando no se sabe por donde la salida.
¡Mendigar!
Mendigar para subir autoestima de donantes
así mendigos para siempre,
¡qué de hambre! Sobrevivir
trastornado, deambular sin papel asignado
entre dos mundos,
un escondite de la crueldad “humanizada”.


Abdoulaye Bilal Traoré.01/12/10

Comentarios

Entradas populares de este blog

PUNTO DE VISTA: Carta de un senegalés para España

Marcelino, de la boca de Josefina